20 sencillos trucos para eliminar la hinchazón abdominal

¿Quieres lucir un crop top pero no sabes dónde meter la barriga? Aquí te damos algunos truquitos muy sencillos para aprender a controlar la barriga.

Si a pesar de haber hecho infinidad de crunches, los michelines no se van ni a la de tres, no te rindas; quizás no se deba a que estás siguiendo un entrenamiento inadecuado, sino más bien a lo que comes.

Según apunta la gastroenteróloga Cynthia Yoshida en su libro “No More Digestive Problems”, asombrosamente una de cada cuatro mujeres sufren de algún tipo de trastorno gastrointestinal.

A menudo, la hinchazón y los gases están muy vinculados a lo que comemos y cómo comemos. Así que tu apariencia no responde únicamente al ejercicio físico. Hemos recopilado 20 trucos súper sencillos y fáciles de seguir para aprender a controlar la barriga y que te ayudarán a olvidarte de la hinchazón abdominal. ¡Así que no lo dudes y ponte el crop top!

1. Come pequeñas porciones de comida varias veces al día en vez de únicamente dos o tres comidas copiosas. Las comidas copiosas sobrecargan el sistema digestivo y provocan hinchazón y agotamiento.

2. Come despacio. Comer despacio y masticar varias veces facilita la digestión de los alimentos.

3. Limita el consumo de alimentos grasos. Las grasas tardan más en digerirse que las proteínas o los hidratos.

4. Reduce el consumo de sal con el objetivo de evitar la acumulación de fluidos en la barriga.

5. Consume más yogures de cultivos vivos, como el yogur griego espeso, rico en bifidobacterias (una microbiota gastrointestinal que posee muchas propiedades digestivas beneficiosas). Tómate un yogur helado con frutas para el desayuno o como merienda. También puedes optar por tomar algo salado, como por ejemplo una ensalada de pavo y pepino.

El yogur griego espeso es rico en bifidobacterias, una microbiota gastrointestinal que posee muchas propiedades digestivas beneficiosas.

6. Limita el consumo de platos precocinados y decántate por los productos integrales. Los alimentos precocinados suelen ser pobres en nutrientes y en fibra, elemento esencial para regular el tránsito intestinal.

7. Pásate a las proteínas vegetales, como las legumbres, los cereales y la leche sin lactosa. Podemos encontrar proteínas vegetales en la leche de soja, la quinoa, la avena y los pistachos.

8. Omite de tu dieta las barras y batidos de proteínas. Sí, ¡tanta proteína no es buena!

9. Consume bastantes verduras de hoja y alcachofa. Las verduras ricas en fibra son vitales para mantener fuerte y sano nuestro sistema digestivo. Además, la alcachofa es un diurético natural que mejora la función de la vejiga y sustenta el hígado.

10. Consume alimentos ricos en potasio, como los plátanos, melones, espinacas, tomates, kiwis, limones, papayas, nueces y pescado. El potasio estimula la contracción de todos los músculos internos, incluidos los intestinos, favoreciendo la digestión.

Los alimentos ricos en potasio facilitan la digestión porque permiten que los músculos internos se contraigan. (Imagen de Thewestsidestory.net)

11. Bebe mucho líquido para acelerar la desintegración de la comida y mantenerte hidratada, lo que resulta crucial para controlar la segregación de saliva y de los jugos gástricos, que favorecen la digestión.

12. No mastiques chicle ni tomes chupa-chups ni caramelos duros. El cuerpo absorbe rápidamente estas moléculas de azúcar o hidratos simples produciendo presión en el páncreas, cuya función precisamente es segregar jugos gástricos en el intestino delgado para favorecer la digestión.

13. Evita las pajitas. Sorprendente, ¿verdad? Al beber por una pajita tragamos aire, produciendo gases intestinales.

14. Deja de fumar. Según Heartburn.about.com, “distintos estudios demuestran que los fumadores reducen su motilidad gástrica (digestión) mientras fuman, lo que entorpece la digestión porque el estómago tarda más en vaciarse”.

15. Haz ejercicio habitualmente. La actividad física no solo te ayuda a estar en forma, sino que mantiene el sistema digestivo en funcionamiento. Acelera la desintegración de los alimentos e incluso previene el estreñimiento.

Hacer ejercicio habitualmente te ayuda a estar en forma y mantiene el sistema digestivo en funcionamiento.

16. . Limita el consumo de alcohol. El consumo de alcohol produce efectos agudos y crónicos en el páncreas, estómago, intestino delgado y el hígado.. ¿Alguna vez te has preguntado por qué el consumo excesivo de alcohol produce vómitos? ¡Suelta el vaso!

17. Duerme un poco más. Mientras descansas, los órganos digestivos se reparan y recuperan su capacidad digestiva.

18. Aprende a gestionar el estrés. ¿Sientes mariposas en el estómago? La ansiedad de origina en el cerebro y lentamente desciende a otras partes del cuerpo, incluidos los músculos que participan en la digestión. Primero, diseña un calendario saludable en el que establezcas una rutina de ejercicio físico y el número de horas que necesitas dormir.

19. Acaricia y masajea el abdomen en la dirección del tracto GI (movimientos circulares de izquierda a derecha desde la caja torácica hasta el ombligo). Utiliza aceites esenciales como la camomila, el jengibre, la lavanda y la canela para mayor confort.

20. Prueba la infusiones de jengibre o de diente de león. O mucho mejor, prueba nuestro té depurativo Night Cleanse /a> a base de ambos ingredientes y otras hierbas (100 % natural), que depura el cuerpo de manera natural y frena la hinchazón y el estreñimiento. ¡Qué rico!

Nuestro té depurativo Night Cleanse limpia el cuerpo de manera natural y frena la hinchazón y el estreñimiento.

¿Qué haces tú para frenar la hinchazón abdominal? ¡Comenta aquí abajo y cuéntanos!

Comentarios